Recientemente visité una cafetería ubicado detrás de mi convento. sí, soy fraile. Cuando me decidí a darle el primer sorbo me quemé la @?¡≠ boca; mi ansia por probarlo pudo más que mi paciencia, así que esperé.

Abrí mi libreta y dejé que las páginas se vaciaran mientras era hipnotizado por el vapor burlesco de mi café; fluían las ideas, tachaba otras, un pequeño sorbo, la tinta, el papel, jazz de fondo y un sorbo más.

Es por eso que les comparto este instructivo personal para tomar una taza de café:

1.- Es blasfemia querer apresurar un café, pues a éste se le conquista con besos lentos y suaves.

2.- Se ha de hablar en un tono de voz ecuánime al ambiente, pues los gritos y alaridos no son propios de la tranquilidad de aquellas aguas negras en las que nos sumergimos.

3.- Se aceptan libros, poesía, hojas en blanco, soledad, crucigramas, periódico, absurdo y dudas existenciales, humor negro, blanco rojo, etc., menos revistas del corazón o estupideces esoteristas.

4.- Al finalizar la taza, espere un momento, siempre queda una palabra por ser dicha, luego gire estoicamente y despida al santuario donde bebió esta emocionante bebida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s