Los gritos que desfiguran

Hoy presencié los gritos de una vecina, desgarradores por cierto porque no podrían ser de otra forma; y es curioso como el rostro se deforma, se altera como si se desprendiera algo desde el interior.

Los gritos suceden a otros, se encadenan de un forma furiosa, se nos desgarra el alma en ese momento de ansiosa necesidad.

Al final queda sed, siempre falta algo después de la tormenta, un grito más, una mirada asesina más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s