Muchos transitan en este devenir existencial con años de ausencia, y quizá ven en los propósitos una forma de pertenecerse a sí mismos, de hacer algo para despabilarse de ese letargo enajenante, pero siguen sumidos en esa masificación que menciona Ernesto Sabato en La Resistencia, y a esta velocidad no podemos ser humanos; nos convertimos en otra cosa, en alguna cosa, irreconocible y perversa.

Espero que este año nuevo sea un despertar de la conciencia. Un despertar del alma.

Anuncios

Un comentario en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s