Amargo respirar… indiferencia

Calles que son cubiertas por el moho de las miradas

ciegas,

una realidad que busca el progreso en números

pero deja que el oído se haga sordo

ante el grito desangrante de las minorías,

el grito del que pinta su rostro de payaso,

pero escurre en sus mejillas la cortante

necesidad

de lastimar sus pies por el codicioso metal

que se la ha cantado como leche,

alimento de sociedad.

Se han convertido en estatuas

con la mano vuelta al aire,

un adorno de la miserable decadencia,

una aceptable consecuencia

que se olvida con tan solo girar el rostro

hacia el horizonte donde se pierde

la hermandad.

¿Respiras amargo?

¿Respiras aquello que toca tu hombro

pero aun te niegas a ver?

¡indiferencia! ¡veneno alcanzable!

Si ni siquiera vigilas lo que entra al corazón,

¿cómo puedo esperar que mires al otro,

cuando tu casa de derrumba

y te vuelves un contemplador pasivo?


Fr. Jesús Manuel Silván

23.09.11/ Guadalupe, Zacatecas

Anuncios

Un comentario en “Amargo respirar… indiferencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s