Dieta de vida

Hoy murió una persona que consideraba saludable. No fumaba, no tomaba refresco, casi no consumía cerveza, hacía ejercicio, yoga y cosas así… murió de un cáncer en el estómago agresivo, perdiendo a cada hora cantidades enormes de sangre en el estómago.

Y después de pensar en su vida pienso en la mía; ¿tendría que vivir siempre al límite, exponiéndome a las heridas y caídas que supone este devenir existencial?

No dudo en comer unos tacos en la calle, desvelarme, dormir poco y ansiar estar despierto más tiempo… y así me siento tan vivo.

Miro mi estómago prominente y dudo en cambiarlo por uno de aparador.

Quién nos diría cómo vivir si al final todos mueren. Y miro mis libros con tantos inmortales que siempre estuvieron en las situaciones límite. Recorro mis libretas y veo que no he llevado una “dieta comercial”.

Gente, hermanos… mi dieta es esta: lectura, poesía, madrugadas, luz de luna, silencio, soledad, café, curiosidad, arrobamiento, tinta, música, inconformismo, el hábito que me pongo en las mañanas y otras que se van agregando.

Anuncios

2 comentarios en “Dieta de vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s