La duda, necesaria compañera de baile,

suavidad incómoda del contemplador de

verdades florecientes, fecundas.

Terror del ignorante, castrados de esencia

de lo real, amantes de lo efímero.

La interrogante desnuda la

ignorancia del acomodamiento mental,

pero es crucificada como quimera, monstruo

de mil formas.

Se besa a ojos cerrados

sintiendo sus pestañas en la frente descubierta,

a veces rechaza como mordida en el labio

ingenuo, sumergido en el lecho marino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s