Ella experimenta por primera vez ese amor,

es un nuevo mirar,

algo tiene de diferente,

no sabe si es lo moralmente prohibido

que da sabor a los labios,

serán las manos de ella

o su forma de reconocer

un cuerpo similar al suyo;

en el abrazo,

ese íntimo lenguaje,

ya no siente el duro pecho del no yo.

Hay dos montes que la reciben

con su secreto y temor.

No puede cerrar sus ojos del todo,

Todavía no puede abandonarse

al elixir del coqueteo,

y su mirada parece gritar

¡bésame, quiero que me beses!

pero aún tiene miedo de cerrar los ojos;

son acercamientos tímidos como la noche,

silenciosos y de paso inseguro.

Si los labios son labios,

por qué se les clasifica con penes o vaginas,

cabello largo,

corte de soldado;

los labios son labios,

los ojos de ella son igual a la otra.

Pero la distinción nos hace seguros

y la igualdad es dialéctica,

y ya no sé qué es igual,

qué es uno y qué es diferente

y qué es ser,

por qué hay ser

y más bien no hay nada.

No sé, pero ellas son

y se besan.

Anuncios

2 comentarios en “Ellas son

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s