Tristemente en nuestro México abundan los disparos de silencio. Aristegui es una más de la interminable lista de profetas que padecen los estragos de un sistema podrido que desea acomodar la verdad según los intereses mezquinos de una elite que ya no sabe qué hacer para detener la ola de pesimismo del pueblo hacia el gobierno, sea del color que sea.

Aristegui ha corrido con suerte, todavía, pues en ese compromiso de informar, en esa labor profética, muchos han sido silenciados de forma cruenta… qué difícil se ha tornado hablar con la verdad, qué compromiso el de ahora el tomar una foto que pase a la posteridad como testimonio de que algo no está bien. Estamos en el tiempo de un miedo profundo ante la necesidad de hablar, porque en México, hablar ya cuesta la sangre, la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s