¿Seré un contemplativo lejano?

Eso escuché hoy pero

qué es un contemplativo lejano,

es un desterrado de su humanidad,

el auto-exiliamiento del abismo inherente,

¡de tu abismo!

Un ciego, parapléjico y paralítico existencial

incapaz de subir el monte del propio devenir,

un ajeno de sí mismo,

porque ¿qué sería más terrorífico

que una persona que no mira

sus propias manos,

que no hunde la conciencia en su propio ser

para descubrir lo que es?

Esa lejanía es vivir con el espíritu satisfecho.

¿Satisfecho de qué?

¿acaso ya has terminado el camino,

acaso ya estás terminado?

¿ya terminaste de admirar la flor que nace

y el pétalo que como lágrima seca cae?

¡Carajo, no!

Se nos va la existencia

sin haber conocido si fuimos apertura

al encuentro con el no yo,

con el otro,

conmigo mismo.

Anuncios

Un comentario en “Contemplativo lejano

  1. “..¿qué sería más terrorífico

    que una persona que no mira

    sus propias manos,

    que no hunde la conciencia en su propio ser

    para descubrir lo que es?”

    ¡Genial!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s