En tierra de sangre

El miedo huele en estas calles

como sombra debajo de las piedras,

sangrando en grito enmudecido,

caminar de puntitas para no romper los cráneos

de los que probaron el elixir del agrio caos.

Frontera del temor a violencia perdida

y esperanzas de cristal, caminos que no

reconocen los pasos de noche,

los parroquianos presas del animal que muerde

con balas,

que extingue las sonrisas de los niños,

juegan a ser adultos, juegan con la madurez,

juegan con la inocencia de los ojos

como prostituta de felicidad,

se saltan las edades por miedo al tiempo,

¡óxido acordado!

Arrastran cadenas de asfalto en ambigüedades

inyectadas en las venas,

la felicidad ya parece un mito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s