He de soltar el ancla

y siempre ir un poquito más allá,

que soy un río sin peces,

y de dónde saldrá vida

si voy eterno de soledad.

Pero soledad es fiel.

Ya tenemos muchos bailes

salpicados de confeti

y otros preñados de confusión.

Ya caminamos el sendero que verdea

y hemos llorado el polvo del tiempo,

y quién me diera otra pieza con ella,

otra tarde roja

y otra noche agridulce.

Soledad, que nuestros dimes y diretes

resuenan en las esquinas de las hojas

y quién me las lee mejor

sino tu voz cargada de recuerdos,

quién me acaricia sutilmente

sino tus manos que me han remendado

en tardes lluviosas,

si no

se me vaciaría el alma

de bailes y canciones,

de hojas manchadas

y plumas rotas que lloran tinta.

Ven soledad,

concédeme la última pieza

en la azotea del corazón

porque sin ti

ya no soy yo.

Anuncios

4 comentarios en “Baile con soledad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s