Y pasas con tu canasta

llena de silencios recién cortados

pero voy tan persuadido y embotado

que no veo las flores

que tienes para mí.

Voy comiendo manjares de ruido

y llevo los dedos sucios

de tanta superficialidad,

que ya se me perdió

la cartita de amor que me diste.

¡Vuelve!

Regresa con la tierna mirada

de un pasto que crece,

vuelve con tus manitas

que cortan margaritas en silencio;

si nadie quiere una flor tuya

yo las quiero todas

y volar entre silencios,

secretos y miradas;

ya no quiero los ladridos

y el babear de los gritos,

sólo dame de tu canasta

unas galletas de mantequilla,

esas que se comen en silencio

acompañadas de risas y cantos

de corazones que palpitan

ante la armonía de algo

que nos une.

¡Vuelve!

que yo tomaré todas tus galletas,

todas tus flores

y todos tus silencios.

17.05.15

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s