¿De quién se puede esconder uno

si los perros ladran mis miedos,

las alegrías se asoman cada mañana?

Muchos frutos caen maduros

y otros se echan a perder

ante mis pies.

Y aunque esté rodeado de muros centenarios,

canto de campanas

y olor a flores de devoción,

ante la soledad de la celda

sigo siendo el hombre,

el falible y arrojado a la continuidad

que teje redes de palabras

y que llora hojas de incomprensión.

Camino con un hábito

que no cubre lo que soy

porque, ¡ay de mí si esto me disfraza

en un payaso de pueblo!

Yo ando.

No anduve ni andaré,

estoy andando entre cuestionamientos

y salmos que cantan dolor y amor,

y heme aquí

haciendo mi canto entre pétalos,

espinas, piedras y barro,

entre mis ganas de descubrir

y de decir lo que veo

y el puente roto en el lenguaje.

¡ay de mí que sufro porque no sé

si me entiendes o giras el rostro

para no leer mis curiosidades!

No te culpo,

que todos cargamos nuestro propio suplicio

y paraíso.

Anuncios

Un comentario en “Lo que soy y ya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s