Te vi sonreír al sol,

contabas las letras de memoria

porque era agua ya saboreada

en cada amanecer;

ya sabías de dónde venía la luz,

su calor,

ya tu piel conocía la caricia

y tus poros se abrían para tener más de él,

ansiaban el gusto de la miel,

ese no sé qué que te seduce

aunque el amanecer sea el mismo

y bañe de luz esa nube

y coloree la realidad como nadie

porque en él no hay avaricia;

ahora entiendo tu silencio,

ahora entiendo tu ser

que espera hasta que abra los ojos

hasta que se dé el aparecer

de lo que tanto añoras

pero nunca extrañas del todo,

no se va siempre,

se queda ahí silencioso

suspirando en tus párpados,

en tus lágrimas, la lluvia y el lodo,

y donde volteas

cada rincón de tu alma

en la cima de la montaña

y en le abismo más profundo

sabe beber de tus hinojos;

te vi sonreír como chiquilla traviesa

que ha encontrado una idea,

algo que se puede crear

con lo que los demás

pensaban que eran despojos

¡esa luz!

Esa luz de tus ojos

es del sol que ha vestido tu frente,

ha coloreado tus mejillas,

ha puesto canto en tus labios

y te salva de la muda muerte…

Ese sol,

esa antorcha que nace de lo alto,

ese color que tú besas

es por el que te vi sonreír,

el latido de la existencia,

de tu existencia,

lo que te hace vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s