Susurras y dejas espacio,

las palabras se acomodan lentamente

hasta que el agua rompe su ondulación.

Busco el origen de tan sublime emanación

pero me resultas esquivo,

a veces…

Y no sé si soy yo el que huye,

el que se empecina en alguna caverna

de esta celda de carne y hueso

que quisiera explotar y unirse con todo,

con todo,

con-migo,

con-tigo,

No sé si debo aullar a la noche

para que tu luz visite mi ser,

o si debo escarbar la tierra

hasta quedarme sin uñas

para encontrar ese primer grano de polvo

que fue llenado de ti…

siempre de ti.

Aquí estoy,

al borde de todo

e inmerso en densas profundidades,

quiero escuchare otra vez,

quiero que se rasgue el velo del templo,

que se abra la tierra,

resuciten los muertos,

hablen las piedras,

canten las estrellas, testigos de la creación…

Aquí estoy…

aunque sea con el alma hecha jirones

y los ojos derramados en mi existencia,

aquí estoy…

con remiendos en la piel que jalonean todo,

cubierto de lodo y piedras

y llagas en los hombros

que lloran súplicas y cantos a ti;

aquí estoy…

habla de nuevo,

susurra y deja ese espacio de silencio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s