Rompo la pared

y que huyan el tumulto de todo,

que hay un niño sentado

en medio de tanto

con un tulipán entre sus manos;

¿quién eres, quién se atreve

a tener tal llama entre la carne,

el vestigio de una naturaleza anterior?

Cuarto semivacío,

restos de todo,

vidrios llorados,

tierra olvidada,

todo yace en el piso,

en ese vil suplicio,

el olvido en galopada

fumando entre árboles,

pero eres tú, niño, mi esperanza,

ardor de alma

que ahoga toda angustia

en tu corazón de lluvia

y atardecer silencioso,

ahí donde se aman

corazón y letras,

estrellas y sueños.

Anuncios

Un comentario en “Entre la carne

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s