Miro caer las piedras

y empujo la tierra a la oscuridad.
¿Qué habrá abajo?
¿Qué será aquello que se escucha?
A veces es un rugido,
lleno de saliva,
que me levanta en las noches
y jala mis cabellos.
Otras es tan sutil
que besa mis sueños
y me invita a bailar en la oscuridad;
me acaricia,
sabe hablarme,
sabe besarme…
sabe herirme.
No sé si es un monstruo o doncella
el huesped de ese fondo.
Dolor o esperanza,
o un tanto de ambas.
¿Por qué van juntas?
¿Por qué gustan de andar en los mismos pastos?
Va otra piedra al vacío,
que ruja la bestia,
que baile la doncella.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s